2023-07-27

DE BRUSELAS AL OLIMPO

Cuando te vi estabas tan bonita,
que los dioses me tenían envidia,
el propio Zeus un perro parecía 
al verme a tu lado, tan cerquita.

Y yo entre tanto casi sin respirar,
metiendo la barriga para adentro,
estirando la camiseta del centro 
hacia abajo, intentando disimular.

Ya pasará lo que tenga que pasar,
me gustas mucho pero no tengo prisa
y mi alma tiene heridas que curar.

Hoy tu compañía me reconforta, 
soy feliz con robarte una sonrisa 
y  la de ayer fue una tarde perfecta.