2023-09-14

PERRERÍAS

Para ser un animal de cuatro patas,
se las sabe ingeniar de maravilla,
que no deja a salvo ni la hebilla
de zapatos, sandalias y alpargatas.

Dan ganas de darle una, pero lo veo
con esos ojos y moviendo el rabo
como si lo hubieran abandonado 
y mirando con esa cara de bueno.

La verdad es que se lo monta genial
y me cuentan las hazañas de su amigo
que hace de las suyas. Otro que tal.

Así que estos dos bichos peludos,
tienen suerte de ser tan cariñosos
o nos los hubiéramos comido crudos.