2024-01-28

SUSPIRÓ Y LE MANDÓ UN MENSAJE

Sin siquiera saber lo que ocurrió
para que ella se sintiera así,
puede que haya algo malo en mí,
pensaba, ya nunca más, se acabó.

A pesar de la vergüenza que sentía,
suspiró y le mandó un mensaje,
 por WhatsApp, pues le faltaba coraje
y además la voz ya no le salía.

Lo siento mucho, te quiero, buenas noches.
A duras penas alcanzó a escribir
y sintió en el cuerpo unos azotes.

Buenas noches contestó ella, al rato,
sin saber que hablaba con un monstruo
que odiaba tanto su propio retrato.