2024-02-04

VERSOADICCIÓN SIN CURA

No, no se me han acabado los versos,
pero fue una semana bien cabrona,
mucho trabajo para una persona
y encima tocó hacer los impuestos.

Pero tengo tantas ganas de escribir
que aunque las ideas sean absurdas
y las palabras suenen necias y burdas,
me da lo mismo, no me puedo resistir.

La suerte es que luego ya ni lo leo,
cuatro o cinco veces si fuera bueno
y lo olvido pronto si sale feo.

Y pongo por testigo al universo
pues en esto no tendría porqué mentir,
me aguanto antes un pedo que un verso.